EL grito

EL grito
Edvard Munch

viernes, 1 de junio de 2007

Quién pudiera

quién pudiera tenerlo tan sólo en la cabeza y no
enclavado en la carne como un crucifijo hereje
lacerante,obtuso,malvenido y delicioso
delicioso, delirante
media vuelta y otra vez,el recuerdo se espanta
pero vuelve y no hay más lugar
estrecho el trecho que separa y no quiere
no quiere, no siente más nada
hereje,hereje
lengua de reptil,pero carnosa , desdibujada
en su propio continente
hereje, delicioso, perdido, perdido
para siempre
estrecho el trecho, delicioso,malvenido
quién pudiera tenerte tan sólo en la cabeza
y no en el sexo espantado de tanto espantar

GABRIELA BRUCH."Quién pudiera"

9 comentarios:

Anónimo dijo...

...yo te tengo en la cabeza todo el día.

Mario.-

Anónimo dijo...

quién pudiera tenerte, sí

vincent dijo...

yo le diría a aquel qué mierda está haciendo, pero bueno, hace que surjan buenos poemas, bellos . bien , gabriela , queremos más !!!

nicolás dijo...

Me parece un poema muy logrado, con adjetivaciones y circularidad. Y la pregunta sin puntuación porque no hace falta. Me gustó.

karla dijo...

qué bueno , nena

Anónimo dijo...

aguanto tu poesía como se aguanta el desierto, si sabés que llegarás al oasis. vamos, vamos, gabrielita, por más.

MartÍn

Anónimo dijo...

Ay...quién pudiera...

Anónimo dijo...

no voy a cer en obviedades...pero quién es él ? D? siiiiiiii

Anónimo dijo...

caer

death

death
edvard munch, ese noruego brutal