EL grito

EL grito
Edvard Munch

sábado, 9 de junio de 2007

Sin título

un rostro a quien nadie mira no existe
aunque sea bello
aunque pertenezca a un ángel desnudo
aquel fue despojado del espejo
busca y rebusca entre las retinas del afuera
una señal, un gesto equívoco,
alguna metáfora del amor
pero nada

entonces miente

3 comentarios:

andrés dijo...

a menudo la metafora del amor,nos miente, si ofuscados rostros le parten en dos el alma...o un espejo.

andrelo.

David dijo...

Aun estando atento a tanto rostros para hacerlos concientes, cuantos otros quedaran en el anonimato o aun peor en el olvido. ¿Perdura mi rostro en tu memoria?
que bello.
David P.

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

death

death
edvard munch, ese noruego brutal