EL grito

EL grito
Edvard Munch

viernes, 14 de marzo de 2008

Con(fin)

Ahí está. Duro, con el rostro sereno, como dicen todos cuando hablan de los muertos. Pero él tiene una serenidad verdadera, casi sonríe , y está del otro lado. o no está, pero está aquí. Y es el cadáver de mi padre.
Adrogué está soleado, la vida sigue, ya cesó esa lloviznita que me llenaba el pelo de angustias, cada vez que lo iba a visitar.
Hablaba incoherencias, isquemia cerebral. El peor castigo. Se autoflageló ? o fue casualidad ?
No creo en las casualidades, él tampoco y por eso me toma de la mano, como nunca antes, ahora que no entiende nada, que sus neuronas funcional mal, que el tiempo ya empieza a ser pasado y no presente, él me toma de la mano y me dice : Hijita. O Papita. Pápa chiquita ? No lo sé.
Hay muchas cosas de él que no sé ni sabré nunca. Tampoco entiendo su discurso deshilachado, pero le digo todo que sí y él se pone contento al pensar que alguien lo entiende. si el amor es sólo eso, entender lo inentendible o hacer como qué para que el otro no sufra.
No me ahorraste ningún suftimiento, padre, los padecí todos y los sigo padeciendo. Mi analista dice que reedito tu abandono.
tu abandono fue visceral, marcado, profundo. Yo te amaba. te amaba como puede amar una niña, con la pureza y la fiereza de lo porvenir, sin pasado. Puro amor futuro, incandescente. Soñaba con un futuro juntos.
Me dejaste. Me borraste de tu vida. Primero, fue el internado, luego las posibilidades de adopción, un viaje a Alemania o a Córdoba, poco importaba el lugar; y luego mi residencia oficial en la casa de tu hermana, mi vieja, como la llamo aún hoy . Me impostaste una familia de prestado, algo que no era mío, soy ajena en todas partes, extranjera, me confinaste a un exilio constante. deambuladora.
Terrible animal, no creo en los cuentos de hadas. los demás sacan premios, tienen padrinos, hasta el peor de los enfermos , alcohólicos , drogones, violentos, "Liliana Hecker, mi maestra " leo de Pablo Ramos y sé que está lejos de mí,que los verdfaderos desertores somos nosotros, ...y que no tendremos lugar porque en otro espacio nos confinaron a ser cadáveres insepultos.

25 comentarios:

Analía Pascaner dijo...

me desarmaste querida Gabriela, gracias por compartir un texto tan intenso y profundo

luis de chile dijo...

Perdona Gab. *Trajinante *. Cuando quiero a alguien ,
que como tú escribe, horado en su palabra, revuelvo
sus armarios, descifgro sus cantares y si la visión de
cariño permanece, lejos de callar , me otorgo
lealmente.
Cuando habléde tu tiempo, lo hice desde mi
primitivismo elemental: el tiempo calendario. El que
sazonas de quehaceres literarios. Para tí y para
nosotros: tus secuaces.
Tu respuesta corre análoga a mis sospechas. No quieres
ser orfebre de tus poemas. Tienes que optar ... ahora.
Te lo digo Yo, que ni de orfebre he sido.
A veces, hasta para derrotar al capitalismo hay * que
afilar los cuchillos---- Que guardasteis .... Y
ponedlos en mi pecho y en mi mano ....(Neruda. Canto
General).
Posiblemente , así como el cuadro El Grito motivó mi
úiltimo poema, en tanto que está a punto *Las Hordas
de la Barbarie* según un renglón de una respuesta
tuya, mi corazón busca tus gemas en un solaz desorden
por la mera razón que exista otra Gabriela.
Yo solo se nombrarte.

Luis.

DAM©BLOG dijo...

Querida Gabi:
Coraje, audacia y valentía. Hacia vos misma, tú historia así (ex)puesta.

Sin palabras, esas infrecuentes oportunidades en que, estas, nos dejan en el silencio “escrito”; ¿será posible encontrar la manera de hacerlo, de “escribir el silencio”?

De finales sabemos tanto, y tanto los esperamos a veces ¿Por qué será así de inevitable que, todo, algún día termine? ¿Por qué “separar(se)” nos parecerá la estrategia? ¿Apurando finales para sufrir menos, infringiendo dolor de ese que juramos no causar?

Qué feliz y triste puede ser todo casi en un solo paso. Que amargo el olvido del “amor”. Cuantas cenas, cuantas sobremesas, cuantos vinos, café y mate para un fin(con).

Un besolágrima para un adiós más.

Daniel
www.danielmedina.com.ar
www.bitbiblus.blogspot.com
www.danielalbertomedina.spaces.live.com

Némesis dijo...

Cada vez más cerca con las palabras y con las imagenes. El destino de las buenas poetisas!! ¿no?. Besos!!
Stella Maris
caminosdelanoche.blogspot.com

marcelo meza dijo...

"De adentro"
Debería decir cosas buenas, correctas, al menos, que no me expongan de la manera en que vos los haces con este escrito. Admiro a la Gabriela Bruch poeta y escritora; a la meticulosa orfebre de su propio lenguaje. A esta no. Sé que puedo disentir. Pensar diferente y por sobre todo sentir distinto. Sé que a veces escribimos desde adentro y me parece valido, aunque no me parezca, lo es. Sin embargo, este escrito tuyo, es de una desnudes demasiado privada, a mi entender, para ser publicada. Carece de poesía y me dejas con ganas de tu lenguaje personal, tu mirada de lo otro. Esto lo encuentro en cualquier parte, me resulta común. Como ves, no siempre coincidimos y creo que de ahí viene la riqueza de los vínculos y los lazos. No sé si es el ánimo, si las fuerzas, o será una nueva búsqueda. Me encanta la vanguardia y lo snob, como lo concretamente bello.

Un beso grande, con cariño.

Marce

gaby bruch dijo...

no, debés decir lo que sentís ...a parte quien te dijo que no era fición ????

Vera dijo...

ESte que te critica es el de se horrible libro que me prestaste ? El Tocolitio o algo asi ? están bien las críticas pero este texto no carece de poesía y hay que ser valienty como te dijeron por ahí...las flores y las mentiras para los mediocres, Sé que no le darás bola , pero avanti morocha que te seguimos.
De Lanús, para todos

Luis Hermeto.Sociedad de escritores deColombia dijo...

Es común que alguien desnude su alma ? Sr Meza , ud vive en otro planeta

Gabriela Bruch dijo...

che,mandenme mjes ami, no a él, jejejej

libertad entre rejas dijo...

mucha intensidad, es lo que reflejan tus lineas.

besos,mil!!

alejandra oviedo dijo...

Estuve visitando tus sitios, son muy bonitos los dos. Tus poemas siempre me gustaron, te admiro por ello.
Un beso gigantón
¡Hasta la vida!

edu belloccio, de villa maría dijo...

Gaby, cada día me sorprendes con cosas maravillosas, y no descubro nada nuevo, pero has convertido a La Iguana (y vos misma) en referente insoslayable de esta parte del mundo, como te gusta decir a vos. Con tus cosas, se aprende que la cultura es compartir. (Novelli, Cruz, etc. etc. etc. y tantos otros) dan fe de ello.
Un beso.
Eduardo

gaby bruch dijo...

les quiero contar que eduardo belloccio, además de ser un talentoso y sensible poeta, es uno de los hombres más generosos de este ambiente.cuando estuve por sus pagos, me dio todo y más y así con la gente,eso sí , como le dije a él, hay que hincharlo un pokito para que largue poemas, vamos edu, que la iguana te espera!!!!

Éléphantaire dijo...

qué buena selección de cuadros!


Saludos.

Gabriela dijo...

Muy bueno, eh, ...apacible cuando se habla de muertos, alguna vez escuche alguien asì.

Abrazos

Raquel Fernández dijo...

Me gustó el texto; será porque soy adicta a la exposición y suelo desnudarme en mis escritos, aún cuando haya quien se atragante mal con mis prendas íntimas.
Hay una fuerza en tu palabra que traspasa y conmueve. Me identifico muchísimo con tu voz.
Un abrazo!

ELIO Milay dijo...

Llego a tu blog vía "Tristeza Líquida". Admiro la inteligencia de ambas.

A veces yo, que viví con tendencia crónica a la melancolía y el desgarro, me veo reflejado en quienes contemplan la vida desde ese sentimiento. Qué contradicción que la oscuridad sea en tu blog tan radiante y de colores tan cálidos. Me fascina esta "nocturnidad diurna".

Gracias por tus escritos. No sé cuál de mis blogs recomendarte, así que me decanto por el más positivo, a ver si te transmito una sonrisa.

http://eliomilaysentimientos.blogspot.com/

Un saludo cordial.

Soledad Sánchez M. dijo...

Descubro tu blog, desde España.

Gracias por compartir estos sentimientos tan hondos.

¡Qué dificil escapar del cordón paterno!

No pudimos elegir (sería contra natura) nuestro origen, y tenemos que aprender a vivir con la herencia.

Gracias de nuevo por tu bello relato.

Un beso de palabras.

Soledad.

Catalina Zentner dijo...

Gabriela, vengo por primera vez a tu Blog. Hoy, justamente, estaba escuchado "Mi viejo" por Piero y se me caían las lágrimas. Luego, tu texto conmovedor y despojado se suma a la melodía y hace vacías las palabras. Te dejo un respetuoso silencio y mi admiración.

David Pereyra dijo...

Gaby.
Yo estoy, aqui, aun cuando tan lejos, cuando el se fue yo volvi.Tantos se van, tantos se han ido, no todos regresan, es mas pocos regresan. Tantos nos han dejado. Si alguna vez construyes la casa para albergar las memorias de Antonia ahi quisiera retirarme. Pues no nos olvidemos que Leloir corriendo por las vias se encontraba con gallo en un ppio, y luego corriendo por el otro ramal se encontraba con constanzo.

Anónimo dijo...

David : en esa casa viviremos algún día. Porque nunca nos hemos dejado,porque lo soñamos juntos alguna vez y allí estar´na todos nuestros amigos, celebrando el amor.
Pero vos también tenés que poner tu ladrillito. El más importante, el de mi amigo lejano,que se escapço delmundo yéndose al Norte.

Anónimo dijo...

Gabriela: sinceramente me impacto en lo mas profundo.
Me gustaria poder cantactarme contigo.
mi direccion es cgarraza@yahoo.com.ar

gracias

Anónimo dijo...

Hay Gaby, dolor raíz lo tuyo.
Ojalá pudiera escribirle a mi vieja ,que se me acaba de ir, con esa sinceridad;con esa desnudez.
Gracias poetiza.
Colores,perfumes,airecitos chingones para tí y tu talento.
Admirándote desde los méxicos.
Lucio Ernesto

gaby bruch dijo...

gracias lucio ! qué significa "chingones"?
un fuerte abrazo

Lidia Gaytán dijo...

Desgarrador, y pega y duele ese exilio.
No es fácil, sé que no es fácil abrir así el alma y arrancarse así las palabras jirón tras jirón. Como desmenuzándose poco a poco los añejos años. Duele el ser cómplice ahora, no imagino cuanto dolió ser el personaje principal, uno de eso cadáveres insepultos. Algunos días me he sentido uno de esos cadáveres , creo por eso me tocó fibras.

Un beso. Que rica, dolorosa lectura.

death

death
edvard munch, ese noruego brutal